Spanish English French German Russian

AVAL, SEGURO Y FIANZA. TODO LO QUE NECESITAS SABER PARA ALQUILAR UNA VIVIENDA

 

 

Alquilar con seguridad Escorpion InmobiliariaCuando el propietario de una vivienda quiere ponerla en alquiler es normal que le asalten ciertos temores. La posibilidad de sufrir un impago de la renta por parte de los inquilinos, los daños que puedan ocasionarle, incluso poder disponer de la vivienda en caso de necesidad son algunos de estos temores.

 

Pero existen opciones para que el propietario tenga seguridad en estos casos, como son solicitar un aval, pedir una fianza o contratar un seguro de alquiler.

 

Vamos a ver las tres opciones y a explicarte en qué consisten para que, si es tu caso, y quieres alquilar tu vivienda, o por el contrario, vas a arrendarla tengas claro estos tres conceptos, tanto si los tienes que solicitar, como si te los solicitan a tí. 

 

 


¿En qué consiste una fianza?

La fianza sirve para proteger al propietario del inmueble de posibles impagos o para cubrir los daños que se hayan podido producir en la vivienda una vez finalizado el contrato de alquiler. En el caso de haberse producido daños, el arrendatario devolverá al inquilino la cantidad restante una vez descontados los gastos de las reparaciones que se tengan que realizar.

Es un requisito de garantía obligatorio que se recoge en la Ley de Arrendamientos Urbanos que establece la cuantía mínima de un mes de fianza en el caso de un alquiler que se va a utilizar como una vivienda. El propietario debe depositar la cantidad de fianza fijada en el contrato en el organismo autonómico responsable. Además, también según la comunidad donde se realice el contrato se establece que, durante los tres primeros años de duración del contrato, la fianza no está sujeta a actualización, y en el caso de prorrogarse el contrato, tendrá que actualizarse la fianza con lo que haya aumentado durante estos años ya sea con la actualización del IPC o bien con el importe que hayan pactado ambas partes.

Si se trata del alquiler de la vivienda habitual, la fianza obligatoria a ingresar es de una mensualidad del alquiler, aunque será a criterio del propietario si lo considera oportuno, solicitar una fianza más elevada, dos meses o más. En el caso de alquilar una vivienda por una temporada, el importe de la fianza que se exige será proporcional al plazo de duración del contrato, tomando como referencia dos mensualidades por una anualidad.

 Alquilar con seguridad 2 Escorpion Inmobiliaria


¿Qué es un aval y qué tipos existen?

El aval es un complemento de la fianza de alquiler que proporciona una protección adicional al titular del inmueble, ya que se asegura que una tercera persona (aval) será quien asuma los pagos de la renta en el caso de que el inquilino no pueda o deje de hacerles frente.


Existen dos tipos de avales:
• El aval personal, en el que una tercera persona será quien responda ante un posible impago de la renta y suelen ser padres, familiares o personas muy allegadas.
• El aval bancario, en el que es una entidad financiera quien presta la garantía al inquilino, tras estudiar y garantizar su solvencia. De este modo es la entidad bancaria quien se compromete a cubrir el impago de la renta. El requisito es que debe formalizarse ante notario.

 


Seguro de impago de alquiler.

Las entidades aseguradoras han creado este nuevo servicio ya hace unos años, debido al creciente impago de rentas en el sector, y no es más que una garantía que puede sustituir a los avales antes mencionados, y que cubre a los propietarios de un posible impago de la renta de alquiler. En este caso es la compañía aseguradora quien realiza un estudio de solvencia del futuro inquilino, y la cobertura, en caso de ser aprobado cubre hasta un máximo de 12 mensualidades. Además, el equipo jurídico de la aseguradora proporcionará al propietario la defensa jurídica necesaria ante conflictos civiles o penales con el inquilino, e incluso pueden hacerse cargo de los desperfectos causados por parte del arrendatario en la vivienda alquilada.

La prima del seguro y los pagos de las cuotas son asumidas por el propietario y se calculan en función del montante de la renta y de la duración de la cobertura, y suponen entre el 3% y el 5 % de la renta anual. Por ejemplo, en el caso de una vivienda cuyo alquiler sea de 1000€ al mes, el coste del seguro de impago de alquiler se situaría entre 360 € y 600€ al año, según la cobertura solicitada, y pueden repercutirse proporcionalmente en la renta.

 

Si necesitas ampliar información, o quieres alquilar tu vivienda con total garantía y seguridad, puedes ponerte en contacto con nosotros en nuestra oficina de Torre en Conill (Bétera) o de Casas Verdes (Paterna)  ¡¡Estaremos encantados de atenderte!!

Spanish English French German Russian